Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 abril 2009

 

charuto

 

El dia 24 de abril cumplí un mes sin fumar.  Suena tan poco y sin embargo es tanto.  No pude más escribir en el blog desde aquel entonces a pesar de desearlo, el dejar de fumar me tomó tiempo y no me permitió concentrarme en otras cosas, como sentarme tranquila frente a la computadora y escribir.  Sólo los fumadores saben lo que significa abandonar este vicio maldito.  El no-fumador no puede entender porque es tán difícil dejar el tabaco, a decir verdad, ni yo lo entiendo realmente.  La nicotina es una substancia muy adictiva y esa adicción queda por siempre grabada en el cerebro.  Se trata de una trampa muy sutil ya que no sentimos el efecto que esta droga nos produce, pero nos volvemos locos cuando no podemos fumar.  Se fuma en todas las ocasiones, cuando estamos nerviosos y cuando estamos relajados, para estimularnos y para calmarnos, para celebrar y para recibir malas noticias. No es posible que una droga sirva para tantas cosas a la vez y es ahí que radica la trampa.  Lo veo como un  misterio mortal que nunca comprenderé pero del cúal caí en sus garras hace demasiado tiempo.

 

En el momento que uno decide dejar de fumar tomamos conciencia de la esclavitud en la que vivimos. Fumar es una esclavitud. Yo me considero una persona con fuerza de voluntad e inteligente para tomar decisiones importantes, menos con el cigarro. A pesar de eso no fumo hace más de un mes y tengo la intención de seguir así el resto de mi vida porque adoro la libertad.

 

libertad

 

Estoy viviendo un dia a dia, tomando la misma decisión todas las mañanas para luego escribir en el quitémonos (foro de ex-fumantes):  HOY NO FUMO.

 

Los primeros días fueron de una sensación de libertad fantástica y ahora, despues de un mes, los motivos por los que no fumo son más difusos y un sentimiento de vacío se apodera de mí por momentos queriéndome convencer de que la vida nunca será la misma sin fumar. Esa es la trampa psicológica del tabaco, ese monstruo ( como lo llama Allan Carr) interno que me susurra y pide un cigarro bajo diferentes máscaras.  Lo único que debo hacer es darle oídos sordos, lo que no me debería costar, pero mi mente no necesita de implante para escuchar.

 

Al dejar de fumar nos enfrentamos con nosotros mismos y hablamos lo que antes callabamos. Esto es lo que más me asusta en este proceso de abandono, los cambios de humor que tengo y decir lo que los otros no quieren oir.  Siempre recaí por este motivo pero ahora sólo me resta aprender de mis fracasos anteriores y disfrutar la vida sin malos humos plenamente.

 

De eso se trata una adicción, a – dicción, en que no hablamos, no importa cúal sea la substancia.  Se dice que si no hablamos nuestra angustia, la actuamos. La actuamos metiendonos algo en la boca, consumiendo, trabajando en exceso o lo que sea que nos desvíe de lo que estamos sintiendo. Vivimos en el mundo de la comunicación pero no sabemos hablar todavía. La verdad que vivir es una verdadera aventura y crecer siempre duele.

 

Mientras tanto volví a ver la fonoaudióloga y me hizo una nueva calibración. Ahora escucho un poco más alto, sobre todo los agudos, y ya me estoy acostumbrando a esta nueva forma de audición.  Sigo muy feliz con el hecho de escuchar y es algo tan maravilloso que no lo quiero estropear con ese humo maldito que no me deja respirar. Ahora tengo que aprovechar mi oído biónico y deleitarme con cada sonido que descubro porque eso es algo fascinante. Es por eso que digo HOY NO FUMO.

 

Les agradezco a todos los que mandaron mensajes de ánimos y de felicidades. Como dicen los del otro lado del charco: Sois la lecheeeeeeeeeeeee

Anuncios

Read Full Post »