Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 julio 2009

espacio sin humo

 

 

Ayer cumplí cuatro meses sin fumar y me siento muy contenta de haberme dejado pasar la fecha. Eso significa que no estoy contando más los días, horas, minutos y segundos como si fuese una convicta, lo que siempre hice en mis otros intentos. Lo estoy llevando muy bien porque esta es la primera vez que estoy convencida de lo que estoy haciendo. Finalmente pude cambiar  el no puedo por el no quiero una diferencia existencial fundamental – aunque  todos los días  tenga ganas de fumar,  sólo que  ahora aprendí a no luchar más contra ellas. El tiempo y la experiencia están a mi favor, dejo pasar los días para que el famoso bicho o pucho se muera ya que su vida depende de mí.  A decir verdad ese bicho sólo existe y tiene poder desde mi mente. Somos nosotros los que prendemos un cigarrillo (nadie nos obliga) y le damos un poder inexplicable, a tal punto que nos morimos de miedo con la idea de no volver a fumar. Nunca voy a entender el porque de tanto poder a pesar de las miles de explicaciones científicas y no científicas que ya leí.  Par mí el tabaquismo es el mayor misterio al que me enfrento – que mal que suena realmente – pero es así. 

Yo soy una fumadora en cadena. Mi única salida consiste en no fumar el próximo cigarrillo y lo estoy consiguiendo desde hace cuatro meses. Sólo los fumadores sabemos lo duro que es liberarse de las garras de la nicotina.  Con esto no quiero asustar a los que lo quieran intentar pero tampoco se puede subestimar el poder que nosotros y sólo nosotros le damos al pucho.  Y hay tantos puchos como fumadores.  Nos sirve de muleta, de estimulante, de calmante, de compañero y de placer. Todo falso, todo inventado por nuestra mente para poder seguir enchufándonos nicotina en el cerébro y así alimentar nuestra adicción.

 

Yo necesité de ayuda para dejar de fumar. Busqué información (conocer profundamente a mi enemigo), remedios y por sobre todo un grupo de aliados.  Hoy en dia el quitémonos  y el blog dejar de fumar son algunos de mis refugios.

 

La cuestión que hoy no fumo y quiero dedicárselo a todos los compis que me ayudaron a hacerlo posible.

Read Full Post »

 

NT_Escuchar

Desde que me hice el implante conocí un nuevo mundo del cúal pocos conocen y muchos necesitan. Me gustaría ayudar desde mi experiencia a difundir esto que me sacó de un silencio triste e infinito al devolverme de una manera artificial este sentido perdido por mí.

 

 La internet es un medio poderoso de información  desde donde conocí otros implantados para compartir experiencias. Todos los días entro en el blog de Pepe Lozano para leer sus nérdotas, ocurrencias y descubrimientos con su implante y los comentarios (comentakas) de otros implantados, futuros implantados (futuribles), cónyugues, amigos, hermanos, logopedas, etc. De ese modo nos ayudamos  intercambiando informaciones importantes para aprovechar mejor de nuestro oído biónico.

 

En uno de sus posts supe que existe un cable “rojo” que nos permite escuchar el mp3 sin la interferencia de los sonidos ambientales, o sea, que sólo escuchamos la música y no nos enteramos si nos está por pisar un camión, pero usándolo con sentido común se puede disfrutar y escuchar con nitidez la música (que hace tanto que no escucho).

 

La mejor manera de aprender a escuchar con el implante coclear es estimular los electrodos  y practicar. Lo mismo pasa con todo en la vida, aprendemos idiomas, pintura, dibujo, música o sea lo que fuere con mucha práctica. Es por eso que me parece fundamental tener la posiblidad de escuchar música sin interferencias, para poder así redescubrir cada nota y cada palabra cantada con más precisión. Despues de leer el post de Pepe me fui a la oficina de  ME-DEL para comprar  el bendito cable “rojo” pero me decepcioné cuando me dijeron que no lo tenían, ni sabían de su existencia. Comenté mi frustración en el blog  y al otro dia recibí un mail de  MJ (seguidora de ME-DEL del blog) ofreciéndome su ayuda para contactarse con la ME-DEL de Buenos Aires y darles referencia del famoso cable en cuestión. En ese momento  tuve una lección de vida al ver como una persona que apenas conozco virtualmente me  ayuda desinteresadamente a mejorar mi calidad de vida. Ahora, mientras escribo, estoy escuchando música por primera vez con el cable rojo y se me está presentando un mundo sonoro que había perdido hace mucho tiempo. No sé como describir lo feliz que me siento. Estuve durante 15 años sin escuchar  música, sólo oía unos ruídos incomprensibles e irritantes a través de un audífono. No sé como será oir las nuevas músicas – las que no conozco – que son muchas. Ahora estoy escuchando Chico Science, con mucha  percusión, para  estimular  mis electrodos mientras  “mato las saudades” de Recife, que tanto echo de menos.

 

Busqué y busqué en el google el blog de algún implantado en Argentina pero no lo encontré. Me gustaría ayudar a los que necesitan hacer un implante en mi país. A través del blog de Pepe encuentro mucha contención, solidaridad e información pero hay ciertos temas, como por ejemplo médicos, logopedas y beneficios sociales que son exclusivos del país donde vivimos.

 

 

 Hace unas semanas mi médico, Santiago Luis Arauz pidió que le envíe un testimonio escribiendo como era mi vida antes del implante, el procedimiento para conseguirlo y como lo vivo hoy. Me gustaría compartirlo desde este espacio y pedir a los implantados (tanto españoles, argentinos o de donde sean, sin importar el idioma) que escriban sus testimonios en los comentarios. Creo y espero que esto puede ayudar al que lo necesita pero no lo sabe como ya que la información es poder.

 

coclearessigracias copia

A ver si podemos hacer que este logo creado por Pepe cruce el charco y nos contagie con ese remedio que su blog tiene llamado humor, tuxtiprofeno y sordisas

 Gracias

 

 

El testimonio de Olivia

 Tengo una otosclerosis bilateral progresiva, con la cúal perdí paulatinamente toda mi audición. Es una larga historia que empezó con mis 14 años, cuando descubrieron que no escuchaba nada del oído izquierdo.
Fui operada, oí durante algunos años pero la otosclerosis siguió avanzando. En el año 1981 pasé por otra cirugía: fracasó. Luego empecé a perder paulatinamente la audición del otro oído.
Seguí oyendo con la ayuda de audífonos a través del oído derecho, que fui cambiando a través de los años por modelos más potentes, mientras la otosclerosis seguia su curso.
Aprendí a decodificar los sonidos a través de un aparato digital, con el cúal casi no oía los ruídos de fondo pero lograba entender algunas palabras, que completaba con la lectura labial.
En febrero del año 2007 me entró agua en la trompa del oído derecho y quedé en el silencio total. Fui a muchos médicos e hice varios tratamientos, sin éxito. A través de esa búsqueda conocí un otorrinolaringólogo que me habló por primera vez del implante coclear. Mi información sobre el tema era muy escasa y yo sólo quería volver a oir lo poquísimo que captaba a través del audífono desde mi oído derecho. El médico me hizo hacer una resonancia magnética y dijo que podría hacerme un implante coclear en el oído izquierdo, con el que no oigo desde que fui operada en el año 1981. A través del implante el nervio puede recibir informaciones sonoras a pesar de que el oído medio esté dañado. Pasé varios meses para tomar la decisión de hacerme el implante ya que estaba entrando en un mundo desconocido y tenía miedo. La psicóloga del equipo médico me ayudó en el proceso.
En Argentina existen leyes que amparan a los deficientes auditivos y cubren el implante coclear desde los inícios, pero poca gente lo sabe. Esperé nueve meses para conseguir la aprobación de mi prepaga y hacer valer mis derechos. En esos momentos descubrí  que la información es poderosa. Los deficientes auditivos no sólo tenemos derecho a un implante por ley sino que tambien tenemos derecho a las calibraciones y mantenimientos posteriores a la cirugía.
Desde que me activaron hasta el día de hoy pasaron siete meses y  desde ese entonces todos los días descubro nuevos sonidos. Ahora puedo seguir una conversación sin hacer esfuerzo y sin la necesidad de la lectura labial. Escucho música y hablo con algunas personas por teléfono, oigo los perros ladrar, los niños llorar, las bocinas, la voz de mi hija y muchas otros sonidos que me llenan de alegría la vida. Todavía tengo un largo camino para recorrer y muchas conquistas para ganar.

 

P.D.:  Para los que no son demasiado sensibles cliquen aquí y  podrán ver algunos videos de como se coloca un implante :O

Read Full Post »

Nueva calibración

nota1 El lunes pasado tuve otra sesión de calibración en la fundación Arauz y a pesar del susto que les dí a las fonoaudiólogas el resultado fue muy positivo. Lo que pasa que les conté sobre mi experiencia cercana del tercer tipo con mi amiga Ángeles, implantada al igual que yo en la misma fundación y con el mismo médico, Santiago Arauz. Como ya dije en otra entrada, Ángeles está implantada hace dos años, con el mismo tipo de sistema que yo – de la marca Me-Del – sólo que el de ella es un Tempo+ y el mío un Opus 2, o sea que el de ella es un modelo anterior al mío, menos sofisticado pero muy eficaz también. La cuestión es que el dia que nos conocimos hemos intercambiado los procesadores de voz y ella no escuchó nada a través del mío (ahora supe que su chip no capta otros modelos de procesadores) pero yo escuché muchísimo con el de ella, diez veces más que con el mío (porque mi chip, al ser más moderno capta el suyo y está preparado para tambien captar los nuevos procesadores que inventen en el futuro).

En el momento de la calibración la fonoaudióloga abrió un programa desde la computadora donde apareció mi “mapa”, el que iremos cambiando y aumentando paulatinamente a través de las diferentes sesiones. En ese programa se ven en forma de canales los 24 electrodos. Son doce canales (dos electrodos por canal) que la fonoaudióloga va aumentando individualmente, de tal forma que todos los tonos estén equilibrados entre ellos. Mientras ella sube el vólumen de los electrodos yo tengo que avisarle cuando se hace molesto a mi audición. Como estoy acostumbrada a vivir en el silencio, un pequeño aumento me resulta altísimo; así que de esta vez, sabiendo que puedo escuchar muuuucho más, me animé a aumentarlo con más audacia que en las otras calibraciones.

El resultado es fantástico, oigo muchísimo mejor. Las personas que me rodean lo perciben y se asombran de cuanto más estoy “dentro” de las conversaciones. He entendido frases sin tener a mi interlocutor frente de mi, o sea, sin mirarle los labios. Entiendo algunas palabras de la tele nítidamente, mismo si es en inglés. Tengo cuatro meses -hasta la próxima calibración- para practicar mi audición con este nuevo mapa y me está gustando mucho.

Nueva calibración, nueva vida…. ya les iré contando.

Read Full Post »