Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 julio 2012


Llegué a Grecia para escapar del frío parisino. No quería volver a pasar otro invierno allí después de haber disfrutado del verano luminoso y cálido de La Provenza. En el barco los camioneros me enseñaron dos palabras claves: Porticalia y duliá. La primera quiere decir naranja y la otra trabajo. Era el momento de las cosechas de naranjas y aceitunas. Había trabajo por todo el Peloponeso y Creta durante los tres meses de invierno. Venía de hacer la vendimia en Nímes y me sentía capaz de cosechar cualquier cosa luego de esa experiencia. Nunca había visto una aceituna colgada del árbol, sólo en frascos. No me importaba, me sentía capaz de todo. Era jóven y fuerte, con muchas ganas de vivir experiencias nuevas en un lugar desconocido y fascinante; en la cuna de nuestra civilización.


Viajantes de todo el mundo llegaban a Grecia para trabajar en las cosechas. No había jóvenes en el campo y los viejos necesitaban de mano de obra. Todos eramos ilegales en el país pero la policía sólo aparecía si había un patrón disgustado con algún trabajador. Grecia es la puerta entre Oriente, Occidente y Africa. Todos estaban de paso. Algunos iban y otros volvían con sus mochilas cargadas de ilusiones. El trabajo era duro y funcionaba como un filtro. Quienes lo soportaban estaban preparados para emprender una aventura por otros continentes. Quienes no, mejor les era volver a casa.


La cosecha se había atrasado por causa de la sequía y no teníamos adonde ir. Me uní a un grupo para sobrevivir. Eramos nueve: dos italianos, un francés, dos chilenos, dos españoles, dos vascos.y yo. Yo era la única mujer del grupo asi que me comporté como una señorita para que me respetaran. Tenía coronita, todos me protegían. Nos instalamos bajo un barranco, en una pequeña depresión. Nuestro techo eran las estrellas y nuestros colchones cartones. Nos acomodabamos de noche alrededor de una fogata para entrar en calor y así poder dormir. El hielo de la madrugada se recostaba sobre nuestras frazadas y nos teníamos que levantar del frío. Demás está decir que dormíamos completamente vestidos y abrigados. El baño estaba en el bar. Debía hacer malabarismos para bañarme con una simple bacha. Por momentos miraba las estrellas y la llamaba a mi mamá con lágrimas en los ojos. Nunca había añorado tanto en mi vida tomar una sopa caliente en la cama.


Todos los días pasaba un viejito por ahí y nos decía: POLÍ NERÓ. No sabíamos que era eso, nadie entendía el griego. Seguimos nuestras vida como si nada. Compramos una olla popular para cocinar. Cada vez teníamos menos dinero y no sabíamos qué hacer para comer. Cuando el mercado cerraba iba a recoger verduras y frutas tiradas, pero en buen estado. Una vieja me confundió por gitana y me chifló para darme una bolsa de papas. Me habia mimetizado, llevaba puesto varias ropas, las unas encima de las otras, para abrigarme. Mis mechas negras azabaches se escapaban del pañuelo que tapaba mi cabeza. Ya no era una nena de mamá que buscaba aventuras, era una gitana, una de las tantas que buscaban trabajo en las cosechas. Llegó el día que tuvimos que comprar una gallina viva para comer. Era vieja y barata. Nadie la quería matar y todos la querían comer. Esta experiencia fue muy intensa para mi, al venir de un medio social cómodo e indiferente. La tengo que matar, pensé. Si la como, la tengo que matar. Un colega se unió a mi. Él la mató y yo la desplumé con su cuerpo todavía caliente. Las cuatro horas de cocción no sirvieron de mucho, estaba muy dura, practicamente incomible; pero la comimos igual. Cómo dicen por ahí: El hambre es el mejor condimento.



El día de mi cumpleaños decidí ir a Atenas para conocer la Acrópolis, que tanto me fascinaba. En la facultad había hecho un trabajo sobre ese enorme santuario y verlo en vivo me emocionaba mucho. Jesús, un compañero del campamento, me acompañó. Paseamos durante todo el día y llegamos a Argos de noche. Cuando estabamos en el omnibús se largó una tormenta feroz después de dos largos meses sin agua. Decidimos buscar un refugio para dormir y encontramos una casa abandonada. Al otro día grande fue nuestra sorpresa al llegar al campamento. Había desaparecido bajo el agua, la depresión se transformó en un caudaloso río. Me sentía tan desamparada que me puse a llorar. Un amigo me dijo: Hoy llorás pero en el futuro te vas a reir de este momento y se transformará en una anécdota de tu vida ¡Tal cúal!


Enseguida después empezó la cosecha y nuestra suerte cambió. Con el tiempo aprendí a hablar en griego y supe que POLÍ NERÓ, quiere decir “mucha agua” El viejito nos quería avisar que estabamos encima del lecho de un río.

Read Full Post »

Acá les transcribo la segunda parte del diario de Loli, que cuenta cómo fueron sus dos primeras calibraciones. Hoy en día Loli escucha de todo. Mucho mejor de lo que yo escuchaba al tiempo que ella está implantada. Va a pasos agigantados. Eso se debe en parte por sus ganas de escuchar y actitud con el proceso que todos debemos seguir para aprovechar el IC al máximo. Espero que lo disfruten:



PRIMERA CALIBRACIÓN


El santo día de la activación

16 de mayo 19 horas


Por fin, después de una larga espera en el mundo silencioso y apartado, llegó el día de la activación. Me moría de ganas de usar el implante, pero con bajas expectativas, y pocas ilusiones. Algo que aprendí en la vida:  la ilusión fracasa, así que preferí ser consciente de ello ese día.


Me desperté con una sonrisa de oreja a oreja. Mi cuñada me vino a visitar. Comimos quesadillas con galletas como cerdas, de los nervios q tenía ya q se venía  el día y me moría de ganas de estrenar el IC.
Gente querida quería estar a mi lado el día de la activación, pero tuve que decir que no, ya que es bastante chiquito el cuarto de la calibración.


Entré a la habitación con mamá y Patricia (psicóloga)  que me dió su fuerza de paciencia y me hizo bajar de las nubes. La tengo hace casi 7 años y es más que una genia. También entró la fonoaudióloga Elisa, una amorosa. Habíamos dicho de empezar a trabajar apenas  tuviese  el IC pegado a mi cabeza.  Por  último entró  la calibradora Silvia, q me hace poner nerviosa, con su cara  seria. Es que todo el sistema de calibración me hacía transpirar de los nervios.


Una vez colocado el IC, la calibradora empezó a trabajar con los sonidos internos y yo  empecé a transpirar  en las manos de los nervios. Me reía por nada. De repente escuché y me asusté. Pensé que algo tambleaba en mi cabeza. Luego de tantas repeticiones con distintos sonidos internos me pidió que  levantara la mano cuando escuchase. En ese momento me relajé mucho más porque me lo tomé automáticamente como si fuese una audiometria ( aunque supiese que no era así).. Después de las tantas pavadas que dije,  alegré un poco el ambiente. Empecé a transpirar de nuevo cuando llegó  la calibración de la parte externa, el procesador …


Hola hola yyyyyy clickkkkk ayyy ayyyy ayyy. Me asusté – escuché como si fuese un disparo – y luego después, me reí de los nervios. Cambió por completo mi cara, cambió mi estado de ánimo; ya podía OÍR!!!  Escuchaba como un sonido feo  y metálico pero no me importaba más nada, sólo el sonido externo. Pareció una eternidad pero me acordé que  en  que en la  primera calibracion no iba a oír nada y no fue así porque escuchaba La fono agarró una hoja de papel, tapó su boca y me dijo las vocales. Obviamente las erré pero era el comienzo. Después  mencionó los nombres de las que estaban en la sala. Contesté mejor y me resultó fácil escuchar el nombre Patricia. Nunca en mi vida había escuchado una S y SH tan claramente .


Al finalizar la calibracion, me despedí de Silvia con un” hasta  la próxima calibracion” y me fui a la calle pese a las advertencias de que me iba a retumbar la cabeza. No me afectó para nada. Mamá me miraba para ver como reaccionaba pero yo salí de lo más feliz. Nolo  podía creer.


De camino a casa mamá compró para  festejar 2 kgs de helado Freedo. En la entrada de la heladería, con el ruído de la calle de fondo,  pude escuchar la bolsa de plástico, cosa que me sorprendió bastante para ser el primer día.


Cuando llegué  a casa recibí un lindo abrazo de mi cuñada, hermano y vecina. Estaban muy ansiosos y yo me fui corriendo al baño a largar todo los nervios que tenia en mi panza. Cuando me lavé  las manos, escuché el ruido de mis palmas al frotar con el jabón ¡ No lo podía creer!


Al día siguiente, a la tardecita, tuve ganas de escuchar música. Reventé los electrodos escuchando de todo, hasta no dar más. Me empezó a doler la cabeza, pero después se me fue, y con el paso de los días los sonidos se hicieron mucho más cálidos y afianzados. Lo que no soportaba era  oír las bolsas de plástico a mi lado. Es lo más fastidioso q escuché en mi vida. Gritaba para que no las muevan mucho pero después pensé en que ese ruído forma parte de la realidad y que me la tengo que bancar y aceptar a todos los sonidos fastidiosos al igual que los sonidos lindos.


A la semana empecé con la rehabilitación. Lo más divertido fue decodificar las palabras, que aprendo poco a poco, y así me despido gradualmente de la lectura labial. He descubierto con sorpresa que escucho mejor que  antes y gracias a la memoria auditiva, que me da mucha ventaja, reconozco varios sonidos. Yo sé que puedo conseguir mucho más y voy a luchar por ello durante toda mi vida.


Lo que nunca había escuchado: el sonido del gas de la calefacción, el maullido más claro de mi gato (con el audífono lo escuchaba pésimo, demasiado grave), mi respiración y la de los otros también, el frotar mis manos, el aceite al fuego, las plantitas de las hojas del invierno al caer, el viento que lleva a las hojas volar, los pajaritos, el ronroneo fuerte de mi gato, etc…


Me dí cuenta que con el audífono no hablaba tan bien. Con el implante mejoró mucho mi forma de hablar.


En fin, con el IC me dí cuenta que no existe el silencio para los oyentes. Siempre que tenga el IC conectado escucharé sonidos ambientales, por más suaves que sean. Tengo una ventaja:  puedo dormir plácidamente en el mundo silencioso y despertar amando a los sonidos de la vida.


Hasta la vuelta…


SEGUNDA CALIBRACIÓN

13 de junio, 19 horas


Más claro que antes, mucho más fuerte que en la primera calibración. Cuando cambió los sonidos en el sistema fue como empezar todo de nuevo. Nuevamente los nervios, transpiré como una vaca aunque la experiencia haya sido muy positiva, siempre mejor a mis expectativas. Me retumbó un poco pero me la banqué porque sabía que después el oído se iba a acostumbar mejor y más rápido.


Hoy me siento plena y llena de vida. Comencé  a pintar bastidores con acrílico en el taller de  Olinda Arte, y me amo a mi misma con la música de Olivia que me levanta los ánimos. Lo mismo con el curso de porcelanas, pero sin música ya que es todo charla y charla entre compañeras, pero jamás dejaría a estas dos bellezas del arte que hace senitr mejor a mi mente revoltosa.


La vida me sonríe, cambié un poco mis mañas en la vida.


Mi querido diario, te veo dentro de poco, con nuevos escritos…

Read Full Post »


Puedo escribir los versos más tristes esta noche… qué lindas son estas palabras de Neruda que describen tan bien mi sentimiento. Hace cuatro años que abrí el blog y en estos cuatro años me han pasado muchas cosas. Unas buenas y otras malas, una de cal y otra de arena, con las que se construye una vida. La luz no existe sin la oscuridad y la felicidad se ilumina con la sombra de la tristeza. Y hoy estoy triste, hace meses que me siento así y no lo puedo evitar. Se murió mi madre y es la ley natural de la vida pero no sé qué hacer con el vacío que siento dentro. Todos los días me llamaba por teléfono para que practique con mi implante, ahora el teléfono no suena más ya que a nadie se le ocurre llamarme porque yo tampoco llamo a nadie. Sí, le tengo fobia a ese aparato que nos comunica oralmente con la gente. Y mi madre nunca dejó de insistir. Todos los días levantaba el tubo y le escuchaba decir: ¿Oliviá? con su indiscutible acento francés. Todas las semanas iba a almorzar a su casa, a la salida del taller en el que iba a pintar y que también abandoné. Me sentía niña de nuevo al ver la comida lista en la mesa. Ya no está más y yo sigo para adelante con dificultad.


Empecé a contar mis experiencias con el implante coclear en el blog y la gente me incitó a continuar con sus comentarios. Conocí gente maravillosa, que hoy en día considero mis amigos. Hemos hecho encuentros, nos hemos divertido y sentido acompañados. No sé que escribir, no sé más que contar sobre el implante coclear aunque siga descubriendo nuevos sonidos constantemente. Escucho tocar el celular por entre la televisión y voces. Los sonidos se abren paso y se vuelven cada vez más claros. Mi madre me ayudó mucho durante el proceso, ella pudo disfrutar de los cambios, cómo si de un milagro se tratase.


A pesar de mis silencios el blog sigue vivo. Las estadísticas lo dicen. Son muchas las visitas que recibo diariamente pero no todos entran por el implante coclear, también por las pinturas y por sobre todo para buscar información de cómo dejar de fumar. Durante dos años escribí sobre el tema. Todos los meses reafirmaba mi decisión con una nueva entrada. Fueron dos años de conquistas hasta que un día recaí. Lo volví a intentar después, y me mantuve durante varios meses invicta. Fui a chau pucho gracias al implante. Nunca antes había podido participar de un grupo por causa de mi sordera. Bendito implante que me abre tantas puertas nuevas.


Sólo borré un comentario en los casi cuatro años que escribo en el blog y fue por causa de una recaída. Es una pena que no lo guardé porque sino lo transcribía. Un comentario muy ofensivo, de una persona cobardemente anónima que se declaró mi enemiga. Se alegraba de mi recaída, aunque le parecía bien si lo pudiese volver a dejar, pero que siempre iba a estar por acá para deleitarse con cada una de mis derrotas. Es bastante halagador saber que alguien que me odia se da el trabajo de leer el blog religiosamente. El odio se acerca mucho al amor por momentos. La verdad que no sé de donde habré sacado un enemigo tan fiel.


En el año 2007 busqué ayuda para dejar de fumar por la internet. Mi audición no me daba otra opción. Acababan de detectarme un epoc leve y tenía que dejar de fumar. Encontré una página increíble con más de 2000 usuarios. Su nombre era Quitómetro y su creador se llamaba Serlio. Españoles y latinoamericanos escribían compulsivamente en él con el afán de liberarse de la nicotina. Algunos lo conseguían y muchos otros recaían una y otra vez. El sitio era genial, había una zona de informaciones, fotos, videos, consultas, diarios personales, foros de ex fumantes y chat. Un día Serlio se cansó y cerró todo. Las discusiones eran muchas, imaginen un lugar con dos mil personas con síndrome de abstinencia y distintas formas de ver la vida, tanto con la política como moralmente. Un volcán en ebullición constante.


Recuerdo el año 2007 como uno de los peores de mi vida. Estaba en el silencio completo, sola y para colmo me habían detectado una enfermedad por la cual tenía que dejar mi compañero más fiel, el cigarrillo. Descargaba mis frustraciones en mi diario del quitómetro, un espacio bañado en lágrimas. No tenía trabajo ni novio y yo vivía conectada en la internet, sobre todo al quitómetro, desesperada por dejar de fumar aunque mi corazón desease lo contrario. Escribía compulsivamente durante el día en el diario y foro. A la noche me conectaba en el chat lleno de usuarios nerviosos e irritados por la abstinencia. Todos escribían al mismo tiempo y era difícil seguir el hilo. Estaban los chistosos, provocativos, peleadores, simpáticos, inteligenes, nerviosos y no faltaban las estrellas. Me hice amiga de algunos de ellos y tuve problemas con otros, sobre todo con las estrellas. Me pregunto si no será una de ellas la famosa enemiga que comentó en el blog.


El día que el médico dijo que mamá se moría salí a la calle a fumar un cigarrillo. Le quedaban días, a lo sumo semanas y yo tenía que tomar todas las decisiones sola. En dos semanas dejó la vida en mis brazos y yo me volqué a los brazos de la nicotina en un romance secreto y mortal que dura hasta el día de hoy. Le vendí mi alma, le pedí que me lleve y que no se lo diga a nadie, mucho menos a mis enemigos. Pero que me importan los enemigos, digo yo. A mi me importa la gente que amo y no sé como superar la perdida de mi mayor apoyo, la mujer que nunca me abandonó, mi madre. Soy una persona emocional y por momentos mi peor enemiga. Ya vendrán a decirme que no me torture más, que fume, que no es mi momento, que no los moleste más. Pero no fumo feliz, fumo con miedo, todos los días siento miedo cada vez que prendo un cigarrillo y me lo prendo igual. ¿Es un castigo? Me castigo por la muerte de mi madre, sin razón, con pura emoción. He fumado durante todos estos meses con culpa y dolor. Siento mis pulmones lastimados, mi garganta inflamada y mi estómago en fuego pero fumo igual. Soy una adicta. Por un lado quiero vivir durante mucho tiempo porque tengo proyectos, un compañero, una hija maravillosa, otra hija de corazón que vale oro y los hijos de Germán que son unos soles. Me encanta escuchar, algo tan banal para la mayoría de las personas. Me encanta vivir. Por otro lado me escondo atrás del humo de la nicotina como una cobarde. Quiero fumar, no quiero fumar, quiero vivir… Necesito de ayuda. El champix fue una gran ayuda. Estuve dos años sin fumar y me sentía feliz, pero no puedo tomarlo más porque me hizo mucho daño en el estómago. No sé qué hacer. Pienso en la hipnosis. La verdad que lo probé todo y siempre recaí. De todos modos me sirvió ya que nunca más fui una fumadora de dos paquetes diarios como lo solía ser. Pero esta recaída ha sido fatal.


Escribo para espantar los fantasmas y hacer realidad los pensamientos que se hacen humo con cada pitada. Voy a dejar de fumar, es cuestión de tiempo, pero lo que me preocupa es saber cuanto tiempo me queda. Desde que mamá se fue pienso mucho en muerte. La vida es una ruleta rusa que en cualquier momento te dispensa de la actuación. Todo es tan efímero y fugaz. Debo encontrarle el sentido a la vida por entre el absurdo de la existencia como los sonidos se hacen lugar por entre el ruído.


He ayudado a mucha gente a dejar de fumar, una de ellas es hermana de una alumna mía. Leyó el blog y ahora hace once meses que no toca un cigarrillo. ¿Es irónico? Ayudo a los otros pero no me puedo ayudar a mi misma. Con esta entrada di mi primer paso hacia la recuperación. Escondí mi angustia durante todos estos meses y al escribirlo la hice real porque ,como mi padre abogado decía: las palabras vuelan pero lo escrito queda.


Mis alumnas creen que llevo muy bien lo de la muerte de mamá. La verdad es que todavía ni lo procesé, lo escondí todo tras una nube de humo y tengo miedo de lo que va a salir cuando la disipe. Por eso empecé una terapia, como buena porteña que soy hoy en día, y ayuda, porque justamente el problema de la adicción es no hablar: A-DICCIÓN. Tapamos las angustias con las drogas y la nicotina es una de ellas: muy potente por cierto.


Dejar de fumar es un acto de amor y yo estoy triste. A decir verdad estoy enojada con la vida, con las leyes naturales y con la muerte que nos despoja de los seres que amamos.


Ya va a pasar y espero sobrevivir en el intento. Gracias por el aguante.


Read Full Post »

Hola familia biónica, en mayo la mamá de Agustina escribió en la entrada Testimonios de IC, este comentario que les transcribo abajo . Su obra social no le cubre el implante y es argentina, de Rio Negro. Pido a “los expertos” que le aclaren el panorama con sus informaciones y experiencias. Su hija tiene derecho a un implante por LEY, como todos nosotros y la injusticia está por todos lados, y se aprovecha de la falta de información.


Ana Matus, tu hija tiene derecho y no tiene porque esperar. Para eso Agustina necesita de un certificado de discapacidad. Si lo tiene las puertas están abiertas, y si no lo tiene es solo un trámite. Entre todos te vamos a informar. No dudes en preguntar.


También te recomiendo entrar en el sitio Mundo Discapacitado


ANA MATUS dijo:

hola la verdad me gustaria ser una de las agradecidados por un ic pero no tengo esa suerte mi pequeña agustina le diagnosticaron hipoacusia bilateral a los 3 meses de edad hoy por hoy tiene ya 5 años y sigo en la lucha de poder implantar y mejorar su calidad de vida. en noviembre del año pasado con mucha lucha y desicion logramos llegar a manos del doc vicente diamante el con la fundacion cubrio el pre implante que le realizaron a agustina los resultados dieron que agus es una niña para implante coclear a pesar de su enfermedad y todos los problemas que agus tiene y el unico que podemos mejorar y tocar es ese el oido agus no tiene diagnostico pese a lo que ella tiene es raro y no saben el porque ella nacio asi tiene agenesia del cuerpo calloso, severo trastorno del desarollo anatomico del sistema nervioso central con atrofia cerebral, ventriculomegalia no evolutiva, microcefalia, hipoacusia neurosensorial bilateral ductus av (operado). con todo esto agustina lucha dia a dia con su vida no se mueve por sus medios no camina no se sienta trata y hace lo posible por comunicarse con migo de alguna u otra forma va a rehabilitacion. asi y todo hay personas que no tienen corazon como por ejemplo los de la mutual miran primero la plata y jamas se fijan quien la necesita y con que fin la decean el implante de agus cuesta 25.000mil dolares y la operacion es un punto a parte. donaria uno de mis organos para que agustina logre su meta pero no puedo por un embrazo de 7 meses y agus se le va el tiempo y no se como frenarlo he hecho mil cosas y nada funciona yo como madre estoy desesperada agustina es un ser muy especial una cajita llena de mimos y sonrisas demasiado tranquila y paciente ella con su mirada me dice mil cosas. me lleno de impotencia y ya no se para que lado salir a pedir ayuda estos testimonios que se encuentran en este citio me dan muchas fuerza los leo y me lloro todo pero de felicidad el saber que alguien pudo cambiar su calidad de vida pudo lograr escuchar yo deceo mas que nada en este mundo que mi angelito agustina me escuche y yo escucharla a ella es mi deceo y anhelo mas preciado jamas voy a perder las esperanzas porque nadie tiene derecho a quitarmelas…solo dios sabe y confio en el…gracias por este citio es muy lindo desde les enviamos besos y saludos agustina y mama.


Read Full Post »