Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘óleo’ Category

Toda menina baiana

Bahianas

Óleo sobre bastidor

80 por 80 centímetros


Bahianas


Bahia… donde empezó la historia de Brasil…


Toda chica bahiana tiene
Encantos que Dios da.
Toda chica bahiana tiene
Un estilo que Dios da.
Toda chica bahiana tiene
Defectos que también Dios da.


Qué Dios dió, Qué Dios da


Qué a Dios le gustó dar
en primacía
Para el bien, para el mal.
Primera mano en Bahía,
Primera misa,
Primer indio abatido también.
Qué Dios dió


Qué a Dios le gustó dar.
Toda magia
Para el bien, para el mal.
Primer piso de Bahía,
Primer carnaval,
Primer pelourinho también


Qué Dios dió

A, a, a, Qué Dios dió


Pelourinho: Lugar donde se torturaban a los esclavos.

Anuncios

Read Full Post »


Todos los artistas tienen un autorretrato y ya era hora que yo tuviese uno también. Todo empezó con el cuadro que pinté al estilo de Gauguin, en óleo. Quería aprender nuevas técnicas para ser una buena profesora. Van Gogh se pintó muchas veces. Debería querer espantar los demonios de su mente así. Una manera de exteriorizarlos. Se pintó en distintas situaciones, siempre con colores ardientes y vibrantes. Sus pinceladas son cortas y nerviosas. Las mezclas de colores son hechas rápidamente, en la propia tela. Varias pinceladas de azul y amarillo crean el verde y así sucesivamente. Pintaba a gran velocidad, dictado por sus emociones desbordantes. Muchos piensan que Gauguin es el responsable de que se haya cortado la oreja, pero yo no es cierto. Van Gogh era una persona muy desiquilibrada emocionalmente, tanto así que terminó en un hospital psiquiátrico. Cuando algo no le gustaba se lastimaba a sí mismo; se quemó la mano con una lámpara porqué una mujer no quería verlo. Van Gogh y Gauguin convivieron durante un corto e intenso período de sus vidas. Los dos huían de la civilización decadente europea. En el sur de Francia encontraron la luz y los colores ideales para sus obras revolucionarias, qué llamamos de post-impresionistas hoy en día. Rompieron con la academia y se reencontraron con su parte salvaje. Pintaban con sus entrañas. Era emoción al estado puro. Van Gogh soñaba con una comunidad de pintores impresionistas en el sur de Francia. Había creado la Casa Amarilla. Ese color fue un factor dominante en sus obras. Representaba el sol de La Provence, que tanto cautivó a este holandés. En su país el sol era de color pastel y en La Provence pura explosión. Sólo Gauguin se fue a vivir con él en Arles, pero por poco tiempo. No se soportaron, eran dos hombres completamente distintos. Van Gogh obsesivo, ordenado y sin éxito con las mujeres. Gauguin desordenado, seductor y salvaje. Este último era demasiado libre para adaptarse al carácter controlador de su colega. Se lo dijo de la mejor manera posible, cuando estaban en un bar. Se quería ir a vivir a Tahití. Van Gogh no lo toleró y demostró su descontento violentamente. Se cortó la oreja pero antes de eso le tiró un vaso en la cara de Gauguin y luego lo esperó con un cuchillo en la plaza. Con esto no quiero hablar mal del holandés, uno de los mejores pintores de occidente pero tampoco quiero que sigan culpando a Gauguin por la desgracia de su colega. Van Gogh era víctima de sí mismo de tal manera que terminó con su propia vida con un tiro en la barriga. Era un hombre demasiado sensible para este mundo y sufrió mucho por ello.



Es así que un día Van Gogh se cortó la oreja y luego se pintó. En el cuadro se le ve una venda, como la que me pusieron cuando me implanté. Mi profesora de pintura, Marcela Baubeau, me dijo: Van Gogh se sacó la oreja y vos te la pusiste. Me encantó y con eso vi la oportunidad de hacer mi primer autorretrato, en homenaje al pintor que tanto admiro. Aprendí a través de sus colores y pinceladas lo que nadie puede enseñarme personalmente, porqué como Van Gogh no existen dos.



Si quieren saber más cliquen aquí

Read Full Post »

Homenaje a Gauguin

Mientras mis alumnas pintan, subo mi último cuadro. El dibujo es mío pero el estilo es de Gauguin. Se aprende mucho al copiar a los grandes maestros. Con este cuadro aprendí a mezclar nuevos colores. Entré en el mundo de Gauguin, que tanto me fascina: un genio con mayúsculas, que murió en la miseria total. Me identifico con su forma de vivir el arte. No se crean que me comparo con él, porque es inalcanzable. Me interesa su búsqueda en lo natural y primitivo para reencontrar la fuerza órganica que los dichos civilizados hemos perdido al vivir con tantas comodidades en la ciudad. Gauguin abandonó Europa, que consideraba muerta y decadente y se fue a vivir a Tahití. Los franceses de la isla lo rechazaron y consideraron un hombre amoral y pervertido. A él no le importaba, lo que quería era vivir con los nativos. Estos últimos lo adoptaron. La sensualidad de los cuerpos semidesnudos y los colores tropicales de la naturaleza fueron determinantes en su arte. Fue el primero a pintar con emociones. “Si ven el cielo rojo, píntenlo rojo”, decía. Hasta ese momento los impresionistas habían reproducido la realidad. Es por eso que lo llamaron post-impresionista y se lo puede considerar el padre del surrealismo.



Me identifico con Gauguin por su espíritu aventurero y rebelde. Yo también abandoné la gran polis para irme a vivir al norte de Brasil, un lugar tropical, con colores vibrantes, pieles morenas, sensualidad y libertad. Dejé mi país y mi familia para buscar el paraíso que nunca encontré… ni él.


Pinté este cuadro con óleo, una técnica que había dejado de usar hacía años porque soy alérgica al solvente. Ahora descubrí el diluyente ecológico y me sentí muy bien. ¡Espero que les guste y lo disfruten!

Read Full Post »

Mi primer abstracto

Mi abuela siempre llevaba a sus nietos a visitar los museos. Eso forma parte de la educación de los franceses. El arte es cultura, que refleja toda una forma de pensar y vivir de una sociedad. En el siglo XIX Paris era considerada la ciudad luz, y todos los artistas debían pasar por ahí para ser reconocidos. Hoy en día Paris tiene un patrimonio artístico muy rico del cúal están orgullosos. La ciudad es un museo al aire libre, con un pasado largo y muchas cosas para mostrar, que todos deben conocer desde chicos.


Mis primos se aburrían como ostras en el museo pero a mi me encantaba. Era el patito feo. Mientras los otros niños soñaban con poder ir a ver la última película de Walt Disney yo me deleitaba con las pinturas de los grandes Maestros. Mi abuela vivía a pocas cuadras del Louvre – del otro lado del Sena – y me iba caminando hasta allá, como si fuese mi segunda casa.


Mientras me paseaba por las salas del Louvre soñaba con la idea de ser pintora de grande. Era mi secreto más escondido. Mi padre era un hombre muy racional, un abogado reconocido. El arte era cosa de vagos. Es por eso que entré en la facultad de arquitectura en vez de Bellas Artes, la carrera que debería haber estudiado desde el início.


No pude escapar de mi vocación pero escapé de la casa de mis padres. Un día partí con una mochila en la espalda, a Perú. De Lima me tomé un avión a Europa, donde estuve dando vueltas con mi mochila durante tres años. Empecé a pintar, por necesidad, unas acuarelas en miniatura que vendía en la calle de Saint Germain des Pres, con otros artistas.


A partir de ahí empezó mi carrera, cómo autodidacta. Mi escuela fue la calle y mis profesores los grandes Maestros que se alojan en los museos de toda Europa. Miraba minuciosamente cada pincelada, disecaba cada cuadro con los ojos para aprender. Un día un señor se me acercó y preguntó si yo era pintora por la manera que observaba las pinturas.


Cuando volví a Buenos Aires – en el año 2007 – fui a un taller de pintura por primera vez. Quería aprender técnicas nuevas. Tuve suerte, me gustó Marcela de primera. Es una gran profesora porque sabe descubrir las posibilidades de cada alumno. Es muy versatil.


Ahora yo doy clases de pintura. Me interesa conocer el universo de cada alumna para comprender sus gustos, deseos y sensibilidad. Les ayudo a encontrar sus propios estilos y para eso debo saber más y más: perfeccionarme, y lo hago en el taller de Marcela.


Cada artista tiene un estilo con el cúal se identifica. Yo soy figurativa, costumbrista, vinculada con las problemáticas sociales. En mi pintura busco trasmitir un mensaje, contar una historia, la historia de nuestra humanidad. Pero cuando soy profesora, mis estilos son todos. Varias de mis alumnas quieren pintar en abstracto, el estilo que menos domino. Le pedí ayuda a Marcela. Su clase fue muy interesante y completa, con lo teórico y práctico.



El clásico arte abstracto se pinta a través de una estructura figurativa. Se abstrae la realidad a tal punto que no se puedan distinguir más formas. Y eso es lo que hice, a través de una naturaleza muerta, que contenía una pava, vaso, jarrón, limón y mesa.


Somos jóvenes cuando aprendemos. El viejo es el que lo sabe todo, el que pierde la capacidad de asombro y curiosidad. Hace muy poco tiempo que soy profesora, un año y medio para ser más exacta. No sabía si me iba a gustar, pero me di cuenta que me encanta. Con mis alumnas aprendo de todo y gracias a ellas me mantengo jóven… aunque sea de espíritu. Sin ellas nunca hubiera pintado este abstracto… en óleo.


¡Gracias chicas!

EDITO: Copio esta frase que leí en el  perfil del facebook de Adry, del escultor Eduardo Chillida.

EL ARTISTA SABE LO QUE HACE, PERO PARA QUE MEREZCA LA PENA DEBE SALTAR ESA BARRERA Y HACER LO QUE NO SABE.
Eduardo Chillida

Read Full Post »

En esta entrada quiero invitar a las personas interesadas en aprender dibujo y pintura, brindando un espacio y una guía para experimentar y trabajar nuestra creatividad en plena libertad.

 

 

afiche-A4 rezized2

 

 

Las estadísticas de mi blog indican las palabras con las cúales las personas encuentran mi sitio y algo me llamó la atención. Todos los días leo estas “palabras claves para buscador”:  mandala,  mandala budista,  que significa cuadro mandala,  sol mapuche,  signos indígenas,  cruz mapuche,  mandalas ying yang para pintar, etc... Esto se debe a la entrada que escribí sobre el cuadro que pinté llamado Mandala patágonico.

 

 

 

¿Por qué los mandalas tienen el don de fascinar a tantas personas?. Los mandalas representan al cosmos a través de un diagrama circular simbólico. En sanscrito mandala quiere decir “círculo” y “centro”.  Alrededor de ese centro se dibujan formas y signos que se expanden como el mismo universo se está expandiendo desde el “big bang”.  Los mandalas existen desde la antiguedad, en todas las culturas del mundo y bajo diferentes nombres, representando de manera simbólica reflexiones sobre tiempo y espacio. Hacen referencia a los elementos de la naturaleza, del sol y de la luna; hacen referencia al misterio. Los mandalas orientales son objetos redondos o cuadrados que se utilizan para meditar y para orar, una herramienta para llevarnos de “regreso” a nuestro propio centro, un lugar de paz y de armonía. El buscar signos indígenas me hizo pensar en la necesidad de reencontrar los orígenes de nuestra cultura humana. Al pintar un mandala ordenamos con nuestra mente el universo como también ordenamos nuestro propio universo personal. Eso nos brinda una oportunidad para reflexionar sobre el espacio y los límites en nuestra propia vida. Pintar mandalas entre varias personas puede ser una experiencia muy gratificante e invito a la gente que lo quiera hacer a unirse en mi taller (los que vivan cerca, claro).

 

Pero no sólo vamos a pintar mandalas…

 

afiche pintura decorativa rezized2

 

¡Los espero!

Read Full Post »

Óleo

Despues de pasar varios años pintando con acuarela sentía la necesidad de probar otras técnicas, pero estaba insegura.  A decir verdad sólo tenía que comprar un bastidor y jugar con él, como ya lo había hecho con la acuarela.  Necesitaba, como todavía necesito, aprender.

 A veces se hace largo el camino del autodidácta pero mi vida en ese entonces era una eterna improvisación para vivir, y yo lo hacía con la pintura. No tenía tiempo, ni dinero para ir a una escuela o a un taller.

Un día conocí a un artista plástico argentino e hicimos una exposición juntos en el consulado de Argentina, en Recife. Él es un pintor “impresionista” y maneja muy bien la técnica en acrílico y me insitó a pintar en acrílico también.  Pero yo no me animé y empezé con el óleo, ya que al tardar unos días en secar, podía corregir una y otra vez cualquier error.  El tema de la exposición era el tango.

Despues de la muestra pinté algunos otros cuadros más en óleo pero tuve que abandonar porque soy alérgica al solvente. Fue una corta experiencia…

Read Full Post »