Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘testimonio’ Category

Hace unos dos meses atrás Mónica descubrió mi blog. Estaba recién implantada y se sentía sola con el tema. Miles de dudas la asaltaban mientras esperaba el día de la activación; como nos pasa a todos. Desde el blog participó del implante y la activación de Alma. Empezó a escribir en los comentarios y poco a poco nos fuimos sintiendo más próximas las unas de las otras. Mónica es argentina pero vive en Tierra del Fuego, muy lejos de Buenos Aires. Como dicen las malas lenguas, Dios está en todos lados pero sólo atiende en Buenos Aires. Es por eso que tuvo que venirse a la capital para activar los electrodos del implante. Su cuñada – que es fonaudióloga – se vino desde San Juan para estar a su lado en ese momento único e irrepetible. Su hija igual. Toda la familia se peleó para acompañarla porque todos la quieren. No tengo dudas de ello, lo pude ver en vivo y en directo. Mónica es dulce, divertida y cariñosa. Ayer tuvimos la alegría de conocerlas a ella, su cuñada e hija. Llegaron con chocolates para Alma y para mí. También nos trajeron de regalo unas sonrisas radiantes y contagiantes, llenas de alegría y buen humor.

Tomamos café en el taller. Hablamos mucho del implante pero también hablamos de otras cosas. Nos reímos. Mónica es una mujer alegre y simpática. Todo lo cuenta con humor, el mejor remedio para todos los males. Tuvimos una conversación de sordas, con gestos, lectura labial, electrodos y la felicidad de estar juntas.





El 13 de agosto – un día después del encendido de los electrodos – la hija de Mónica lo escribió en el blog. Yo lo transcribo en esta entrada para que todos lo puedan leer. Mónica nos dijo ayer que el blog la ayudó a superar sus miedos y dudas. Lo leyó de arriba a abajo. Ahora ella nos cuenta su historia. Es una alegría poder compartir nuestras experiencias. Sirve para los que vienen atrás nuestro. Poca gente conoce el implante coclear y muchos son los que tienen miedo. Miedo al desconocido. Yo fui una de ellas, tuve mucho miedo y me costó decidirme. Pasaron casi dos años desde mi activación y estoy escuchando de todo. Hablo por teléfono, oigo música y me manejo bastante bien en lugares ruidosos. ¡Antes de implantarme no escuchaba ni mi voz!. Es cierto que el implante no cura la sordera pero me da la posibilidad de oir. Me facilita y alegra la vida. Escuchar me causa alegría, no lo puedo evitar y quiero compartir con todos esa felicidad.

Testimonio de Mónica, contado por Carolina:

HOLA A TODOS

QUIERO COMPARTIR CON USTEDES EL RELATO SOBRE MI ACTIVACIÓN QUE MI HIJA CAROLINA ESCRIBIÓ PARA TODA NUESTRA FAMILIA …..ESPERO QUE LO DISFRUTEN TANTO COMO YO. HOY FUE UN DÍA MARAVILLOSO ….UN DÍA QUE QUEDARÁ GRABADO EN LO MÁS PROFUNDO DE MI CORAZÓN Y TAMBIÉN EN EL CORAZON Y EN LA MENTE DE MI HIJA ……..UN BESO ENORME A TODOS ..

Bueno les escribo en un segundito a todos juntos, porque vine un toque a la residencia a buscar unas cosas.. y de paso quise contarles que hoy le activaron el implante a mi mamá.. fué muy copado muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas horas de espera porque primero esperamos a la doctora despues esperamos un aparato y cuando llego, faltaba el cargador!! jajaja así que llegamos a las 9, mejor dicho 8 y media, y volvimos a las 15:30 hs. Fue muy zarpado.. pero valió la pena muchiiiisimo. Entramos muchas veces al consultorio para encenderlo hasta que LA TERCERA fué la vencida. Cuando entramos ya estabamos muy nerviosas (mi tia susana, mi mamá. azu y yo) ansiosas, de todo.. asique nada empezó todo (está todo filmado) con pruebas de sonido pero solo escuchaba una especie de “PIP” algunos agudos y otros graves.. y despues finalmente le encendieron el microfono, mi mamá se puso dura y empezó a escuchar!! en ese momento estaba tan emocionada que no podía hablar,, la fono y mi tia me decian decile mamá (porque iba a ser la primera vez que escuche realmente mi voz) pero fué muy fuerte y empecé a llorar y conmigo Azu.. era mucha la emoción. Fué un momento muy zarpado, que esperamos tanto tiempo!!, mi tía Susana estaba MÁS ansiosa que todos nosotras, al toque que se lo prendieron ya queria hacerle exámenes, ya quería hacerla que cierre los ojos y que diferencie mamá de mapa (algo MUY dificl en personas sordas, porque las palabras son muy parecidas).. Y bueno, nada, despues salimos un rato a la calle para saber si aguantaba el volumen que le habian puesto, ya que hay que pensar que ella vive en silencio y es como sacarla de un mute, así que nada, respondió re copado, escuchaba los autos, las sirenas, el ruido, de las puertas, el golpe de los pies en las escaleras, EL VIENTO, escuchó todo era una maquina!.. Así que subimos, nos despedimos de la fonoaudióloga y nos tomamos un taxi.. Obligamos al taxista a que ponga música, y mi tía la hacia escuchar TODO,  jajaja, escuchaba el ritmo pero mi mamá explica que lo que escucha es como un ruído metálico pero como puntitos, es algo raro lo que explicó la fono es que como su nervio auditivo no “anda” hace tanto tiempo es como que se está despertando y por eso escucha como puntito o golpecitos.. pero igual nunca va a escuchar normal, por eso tiene que acostumbrarse a escuchar estos nuevos sonidos que emite el implante. Igualmente ya reconoce muchas de las palabras, no mucho pero sabe más o menos de que estamos hablando y escucha ruídos que todavía no sabe descifrar. Mi mamá decía: ” ¡¡Es re copado lo tengo adentro!! ¡¡escucho todo rápidoo, pero lo escucho acá adentro!!” (y se señalaba el oído).. Y bueno, nada, les quería contar más o menos como fué hoy, después subo los videos así lo ven. Ahora voy a disfrutar esto que es muy copado.. Me voy. Un beso.. Los quiero

CAROLINA




Ayer Mónica volvió a escribir:

HOLA HERMOSA GENTE

LES CUENTO QUE HACEN CUATRO DIAS ME ACTIVARON EL IMPLANTE TENGO MUCHA EMOCION Y UNA ALEGRIA TREMENDA ME PARECE MENTIRA HABER LOGRADO ESTE SUEÑO QUE ME COSTO MUCHISIMO

ES TODO MUY NUEVO Y LES CUENTO QUE DISFRUTO DE CADA COSA QUE VOY DESCUBRIENDO AUNQUE SEA MINIMO ….SE ESCUCHA COMO SI TUVIERA PEQUEÑOS ROBOTS BIP BIP BIP PERO LO SIENTO DENTRO DE MI OREJA TODO, PERCIBO AUNQUE NO ENTIENDO QUE HABLAN DE UN AMBIENTE A OTRO, LEO EN VOZ ALTA COMO ME DIJO LA FONOO Y PUEDO ESCUCHAR MI VOZ ESO ME PONE FELIZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ,…….

SE QUE EL CAMINO ES MUY LARGO PERO ESTO ME HACE SENTIR QUE SE PUEDE Y ME LLENA DE ENERGIAS PARA SEGUIR..

TRATO DE NO ESFORZAR MAS DE LO CONVENIDO PERO NO QUISIERA SACARMELO NUNCA ME ENCANTA DESCUBRIR NUEVAS COSAS CREO QUE ESTO ES EL PRINCIPIO DE ALGO ESPECTACULAR….

A TODAS LAS PERSONAS QUE PIENSAN EN IMPLANTARSE NO LO DUDENNN NO ES FACIL PERO PRESIENTO QUE ES PARA UN MARAVILLOSO CAMBIO DE VIDA ….

UN BESO ENORME A TODOS….

Siento la felicidad de Mónica cómo si fuese mía. Parece un milagro poder volver a escuchar.


Gracias Mónica por compartirlo con nosotr@s


Read Full Post »

A través de esta entrada transcribo lo que Alma me mandó sobre la activación de su implante. Para los que no sepan, Alma quedó sorda a los dos años de edad debido a una meningitis. Estudió en un colegio oralista, habla y lee los labios pero no discrimina las palabras auditivamente porque nunca escuchó. A decir verdad escuchó los primeros dos años de su vida, una pequeña memoria auditiva que le puede servir en el proceso de su reeducación. Una historia digna de contar, que puede ayudar a otros. La historia de una mujer valiente.


Electrodos (color blanco)


Tomografia de los electrodos dentro de la cóclea (color verdecito)




Tomografia del oido interno con los electrodos instalados (color blanco)





Día de la activación de los electrodos



Fue el renacimiento a una nueva vida con la apertura auditiva a la sonósfera.

Fue un día milagroso, porque en ese mismo 5 de julio perdí la audición y tras casi medio siglo de silencio sepulcral volví al reino de los sonidos, en la coincidente fecha.

¡¡Fue un impactante, inolvidable e irrepetible shock emocional!

La Fe que tuve frente a la difícil decisión de operarme me acercó a la fuerza divina de Dios…

Primer día de la fase del encendido de los electrodos

¿¿¿Cómo fue???

Primero la audióloga controló el chip y los electrodos para cercionarse que estuvieran en óptimas condiciones mediante un método de impedancia. Luego activó los 12 pares de electrodos mediante un cablecito, con una bobina que emergía de la computadora. La misma bobina estaba adherida al costado de mi cráneo por la fuerza del imán del receptor-transmisor, ubicado sobre el hueso mastoideo por debajo de la epidermis.

La programación incluye el uso de una computadora que tiene un programa especial a fin de poder determinar el “nivel umbral” (sonidos suaves) y el nivel de comodidad, para cada uno de los electrodos implantados en el oído.

La audióloga prueba cada uno de los electrodos a fin de determinar cual es el sonido más suave (nivel umbral) y el más fuerte pero cómodo, que se puede escuchar con cada electrodo. La distancia existente entre el nivel de umbral y el nivel de comodidad es conocida como el rango dinámico para el electrodo.





La audióloga me mostraba la pantalla de la computadora, donde estaba el mapa de los doce pares de electrodos para que yo pudiera ver la correlación de los estímulos sonoros con los tonos, desde el más grave al más agudo, en secuencia, como si fuera un piano.

Al principio ella puso el mouse sobre el tono más grave, haciendo repetidos clics sobre el mismo con el objetivo de despertar al nervio auditivo dormido.

Fueron sensaciones tan extrañas, me sentí mal y tuve ganas de vomitar. A medida que el mouse se desplazaba de un tono a otro yo me sentia cada vez más mareada. Tuve que pedir azúcar y un vaso de agua por el temor de desmayarme. ¡Fue un shock!

Tanto la audióloga como la psicóloga del equipo fueron muy atentas y me alcanzaron lo que yo les pedí para atenuar mi malestar físico y emocional. Era tan desconocida la emoción que necesitaba protección.

¿Saben? los bebes o niños implantados cuando oyen por primera vez. reaccionan con tanto temor que recurren al abrazo protector de la madre o tutor ó lloran. Ahora puedo comprenderlos mejor porque es parecido a lo que me pasó.

¡Que alivio, me dieron diez minutos de reposo!… Respiré hondo y volví mejor predispuesta para soportar otro cimbronazo sonoro.

¡Otra vez estaba el mouse cliqueando repetidas veces en cada tono, desde el primero al último! La audióloga me explicaba con suavidad lo yo que estaba oyendo porque no me daba cuenta – no sabía lo que era oír – pero tenía sensaciones acústicas emocionales cada vez que el mouse cliqueaba en un tono. ¡Que contradicción! Oír sin saber qué por no conocerlo o recordarlo.

¡Parecía cosa de locos! ¡Je!

Ante eso, le preguntaba con total desconcierto, a la audióloga:” ¿Dónde?” “ ¿En qué lugar de la cabeza?”.

“ Dentro de la oreja?” “¿¿¿Cómo???” “¡Por favor, explicáme como se oye!…¡Ni idea!”

Ella me decía que no podía explicármelo porque depende de cada uno, es muy personal. “¿Cómo te podría explicar cómo se puede ver y como se ve?”, comparando el sentido de la vista con el de la audición. Noté su impotencia y la entendí.

Yo trataba de comprender pero tenía una imagen equivocada y distorsionada de lo que es oír ya que viví durante 49 años en el silencio absoluto y sólo hace dos años y medio que me equipé con dos audífonos digitales muy potentes y de escasa utilidad.

La audióloga me aconsejaba para que olvidara lo que percibía con el audífono digital porque no es lo mismo que con el implante coclear.

Ya, en la cuarta calibración, con un mapa de volumen más alto, pude corroborar que ella tenia razón.

Es mucho más agradable oír con el implante y no tiene nada que ver con la información sonora que transmite el audífono.

Además hay una diferencia abismal con la velocidad de percepción auditiva entre el implante y el audífono, Con el implante es instantáneo pero con el audífono se demora más en oír.

Mientras ella iba subiendo gradualmente la calibración, tono a tono en forma alternativa, no pude controlar el llanto largo y profundo que emergía desde lo más profundo de mi alma…¡¡¡Estaba oyendo!!! ¡¡¡No lo podía creer!!!

“OÍR, un sueño largamente deseado!!!

Después ella agarró varios instrumentos musicales y los hizo sonar. Yo no creia oirlos en la primera calibración pero después de sucesivas sesiones empecé a oírlos cada vez mejor, con más nitidez y seguridad, aunque todo siga en bajo volumen.

Grande fue mi sorpresa cuando percibí que la flauta emitía distintos matices de tonos de agudos a medida que el dedo cambiaba de agujero ante el soplido.

¿Por qué? ¡Resulta que yo imaginaba que la flauta emitía solamente un sólo sonido de tono agudo!…

Eso fue desde el início de la segunda calibración… ¡¡¡Un gran descubrimiento auditivo!!!

De los sonidos musicales que escuché el que más me agradó fue el del triángulo por ser “sonido dulce”

¡Al escuchar el “Bom Bom” del tambor me di cuenta porque a las mujeres embarazadas se les dicen que tienen un bombo!

Después de todo eso, la audióloga traspasó el programa de calibración al “control remoto”, como siempre hace a cada nueva calibración.

Pude comprobar que para mí oír tiene que ver con mis emociones primitivas pues yo escucho con sensaciones auditivas ligadas a mis emociones internas como si fuese un bebé recién nacido.

Por eso no puedo discriminar las palabras ni las oraciones por el momento. Eso se logra con mucha rehabilitación, tiempo y práctica.

La audióloga insitió para que disfrutara de todo eso sin preocuparme en indentificar algo, porque después, con el condicionamiento externo, todas estas nuevas sensaciones se irán disipando y todos sabemos lo deslumbrante que es al principio la novedad y como después se pierde en un plano descartado.

Estoy ávida de explorar y conocer los sonidos como si fuese un bebé.

¡Son sensaciones jamás experimentadas antes por mí!

Son emociones con nuevos matices que me ponen en resonancia emotiva con los demás sonidos…

Finalmente le tocó el turno a la psicóloga. Ella me explicó que necesito de un tiempo de procesamiento interno muy profundo porque todo esto me moviliza a nivel emocional.

El cerebro está recibiendo muchas informaciones nuevas y tiene que asimilarlo todo. Se pregunta: ¿¿¿ Qué cuernos está pasando???

Con el tiempo se irá acomodando y abrirá el cajoncito de la memoria auditiva de mis dos primeros añitos de la niñez.

No soy pre ni pro- lingual sino sorda perilingual por haber nacido oyente y perdido la audición a los 23 meses.

Luego, la otra fonoaudióloga del mismo equipo me dió un minicursito y me explicó como se usa el procesador del habla correctamente, además del uso apropiado de los programas del control remoto.

Ya voy por la cuarta calibración, ya escucho los sonidos ambientales, las voces graves y personales de mis hijos, las de mis seres queridos también; el clac, clac del teclado, el clic del mouse, el ruidito del interruptor de las luces, el chorro del agua golpeando la pileta, las tapas metálicas de las cacerolas (ruidos desagradables), el golpe de las puertas al cerrarse, el infernal ruido de la calle con mucho tránsito, el ruido de la tos, el suave sonido del viento, el crujir del papel y bolsas, voces , el crujir de la botella de plástico, el bullicio de la gente, la música de fondo de la película, los sonidos de la Naturaleza como el crepitar de las hojas del árbol al viento, etc.

Los ruidos percibidos son numerosos. ¡Demasiados para mi primera vez!

Creo en lo que me dice el sentido de la audición pero es el cerebro el que esta elaborando la imagen sonora que debo percibir objetivamente y para eso hay que darle tiempo y” domarlo” con suavidad.

La imagen sonora surge del silencio…se pierde en la reverberación dentro del cerebro según los tonos sin traducción ni significado.

A los agudos los percibo internamente, del pecho para arriba. A los graves, del estomago para abajo junto con las emociones internas a la altura del plexo solar. La misma música me toca el alma,y sin saber de que se trata me dejo fluir al compás de las emociones auditivas musicales.

Supongo que tengo esa peculiar experiencia auditiva que es casi primitiva por tener el sentido de la audición intacto, sin haber sido contaminado a lo largo de mi vida…

Es como si hubiera saltado de la butaca a la pantalla de la vida y me encontrase dentro de la película como protagonista y no más como espectadora. Disfruto y escucho sin condicionamientos. Me sorprendo y vibro con la sonósfera y mi capacidad de asombro no tiene límites, como si fuese un bebé.

Me percato de sonidos que antes me parecían inaudibles y estoy tomando conciencia de la sonósfera reinante con mucha felicidad y agradeciendo la posibilidad de experimentarlo.

Ahora no trato más de descifrar los sonidos, vivo sin tensión, recibiendo y despertándome a una experiencia humana común y cotidiana pero convertida en una maravillosa experiencia por mí en su completud y plenitud

Se me abre un nuevo mundo a una dimensión desconocida por mí. Cómo si viniese de otro planeta. Una aventura para ser gozada en su total plenitud sonora.

El implante es una herramienta que ayuda a mejorar la performance auditiva pero no cura la sordera…

Para llegar a la meta o “cúspide acústica” se necesita de una actitud positiva, Fé y coraje Hay que comprometerse a seguir con la fase de post-implante coclear sin aminalarse ante el tedio.

REQUISITOS DEL COMPROMISO INELUDIBLE PARA LA REHABILITACION AUDITIVA

Paciencia! y perseverancia: ¡muuuuuuuuuchaaaaaaaaaa!

Paso a paso: ¡siempre hacia adelante!

Fé: ¡siempre!

Consignas de la fase de post-implante: ¡¡¡al pie de la letra!!!


Ganas de aprender: ¡constantes!

Motivación: ¡permanente!

Consignas de la fase de post-implante: ¡¡¡al pie de la letra!! ¡Garra y manía!




Un abrazo cálido y electrocutado de la cy- borg para todos.

Alma

Read Full Post »

Hace un año atras la conoci a Alma de la manera mas insólita. Habíamos tomado un atajo atravesando el shopping Solar con Germán y mi hija Agatha. Al pasar al lado de una confitería nos topamos con una mesa llena de mujeres. Estaban festejando el cumpleaños de Alma. Germán se dió cuenta que ellas eran sordas por el silencio que reinaba en la reunión y me lo dijo. No se equivocó. Me sentí identificada con ellas y una atracción irresistible por acercarme y contarles que yo también soy sorda se apoderó de mí. Les quería mostrar mi trofeo: el implante. Pero también tenía miedo de hacerlo porque hacía poco tiempo atrás había descubierto que hay mucha gente fervorosamente contra el implante, lo que genera divisiones importantes dentro de la comunidad sorda. Germán y Agatha me alentaban a que fuese hablarles. Finalmente me animé y no me arrepiento porque así la conocí a Alma.

Alma se quedó sorda a los dos años, a causa de una meningitis. Estudió en el Colegio Oral Modelo. Ahí aprendió a hablar y a leer los labios de una manera asombrosa. Habla sin escuchar su voz y entiende las palabras sin discriminar. Estaba becada y para eso tenía que ser una excelente alumna. No tengo duda que lo fuera. Tiene una riqueza en el vocabulario envidiable para cualquier oyente. Sus escritos son ricos en gramática y redacción. Sus pensamientos son profundos y complejos. Se defiende en francés, portugués e inglés. Es una mujer inteligente y sensible. Es un placer conversar con ella.

Siempre tuvo un sueño: escuchar. En el año 2007 la directora del Colegio Oral Modelo le habló del implante. A partir de ese momento el gusanito se instaló en su cerebro pero no se animaba a decirlo porque su entorno no lo entendía. Todos consideraban que Alma estaba muy bien así. Habla, lee los labios, trabaja, tiene hijos. ¿Para que implantarse? Lo consideraban un capricho de su parte. Yo fui su confidente y testigo vivo a favor del implante. Mi alegría la contagió. Lo fue a ver al Dr. Arauz, el mismo médico que me operó. Se hizo todos los examenes. Averiguó como eran los aparatos, de donde venían, cuales eran sus cualidades y fallas. Qué otros médicos implantaban en Buenos Aires y donde. Lo averiguó todo. Finalmente volvió a verlo a Arauz que le recomendó implantarse a pesar de que no oye desde los dos años de edad y que la cóclea esté tan calcificada por la meningitis. Al haberse quedado sorda a esa edad es prelocutiva. De todos modos tiene una memoria auditiva que a pesar de ser tan poca no deja de jugarle a favor. Y la cóclea. Si está calcificada se hace más difícil introducir los electrodos y el médico se lo dijo. Es más, le dijo que probablemente no podría introducir más de cinco electrodos, pero aún así, con un sólo electrodo oiría mejor que con un audífono. Mil dudas la asaltaban y yo la entendía. Lo peor era tener a su entorno en contra, se sentía sola. ¿Como podían pensar que era un capricho? Un capricho es querer hacerse una cirugía plástica me decía, pero no querer escuchar. ¡Si lo sabré! Su familia tenía miedo a lo desconocido. Esa operación asusta, se toca la cabeza y se tocan los nervios. Sólo ella podía decidir algo tan delicado. Ella era la que iba a entregar la cabeza y entrar en el quirófano. Y lo hizo. Y nos sorprendió.

El jueves 3 de junio se implantó. la cirugia fue un éxito rotundo. El Dr.Arauz consiguió introducir los 24 electrodos. Para eso le serruchó parte de la cóclea calcificada. Ayer Alma me mandó unos mensajitos en el celular y escribió: “¡Me puso todos los electrodos y todo fue un éxito! Me sacó una parte del caracol, una cordillera de hueso como dijo el médico, porque este último nunca había visto algo así. La mandaron hacer una biopsia para saber su composición. Voy a oir todo. Fue espectacular para los que participaron de la operación. Un caso interesante a nivel médico”…. Asi es Alma: un caso único, una mujer única. Y el Dr. Arauz un verdadero genio.

Me siento muy feliz por ella y aliviada también. Me sentía un poco responsable al haberla estimulado tanto con el tema. Una vez, cuando las dudas la asaltaban le dije algo que siempre me motivó en la vida. “Yo hice miles de cagadas en mi vida, pero las hice porque no quería llegar al lecho de mi muerte y preguntarme: ¿Qué hubiera pasado si hubiese hecho esto o lo otro? Lo hice y eso es lo que vale”. Uno sólo se arrepiente de lo que no hizo a la hora de irse de esta tierra.”Total, si no te gusta te lo sacás y listo”. No hay que quedarse con la duda, menos para quién vive la vida como una aventura y Alma es una aventurera… y una valiente.. de alma.

Dentro de un mes empieza la segunda etapa, aprender a escuchar. ¡Una nueva aventura! Un gran desafío para alguién que no oye desde que tiene dos años.



Ahora tenemos una nueva cyborg, una nueva mujer biónica. ¡Bienvenida Almita!

Read Full Post »

 

NT_Escuchar

Desde que me hice el implante conocí un nuevo mundo del cúal pocos conocen y muchos necesitan. Me gustaría ayudar desde mi experiencia a difundir esto que me sacó de un silencio triste e infinito al devolverme de una manera artificial este sentido perdido por mí.

 

 La internet es un medio poderoso de información  desde donde conocí otros implantados para compartir experiencias. Todos los días entro en el blog de Pepe Lozano para leer sus nérdotas, ocurrencias y descubrimientos con su implante y los comentarios (comentakas) de otros implantados, futuros implantados (futuribles), cónyugues, amigos, hermanos, logopedas, etc. De ese modo nos ayudamos  intercambiando informaciones importantes para aprovechar mejor de nuestro oído biónico.

 

En uno de sus posts supe que existe un cable “rojo” que nos permite escuchar el mp3 sin la interferencia de los sonidos ambientales, o sea, que sólo escuchamos la música y no nos enteramos si nos está por pisar un camión, pero usándolo con sentido común se puede disfrutar y escuchar con nitidez la música (que hace tanto que no escucho).

 

La mejor manera de aprender a escuchar con el implante coclear es estimular los electrodos  y practicar. Lo mismo pasa con todo en la vida, aprendemos idiomas, pintura, dibujo, música o sea lo que fuere con mucha práctica. Es por eso que me parece fundamental tener la posiblidad de escuchar música sin interferencias, para poder así redescubrir cada nota y cada palabra cantada con más precisión. Despues de leer el post de Pepe me fui a la oficina de  ME-DEL para comprar  el bendito cable “rojo” pero me decepcioné cuando me dijeron que no lo tenían, ni sabían de su existencia. Comenté mi frustración en el blog  y al otro dia recibí un mail de  MJ (seguidora de ME-DEL del blog) ofreciéndome su ayuda para contactarse con la ME-DEL de Buenos Aires y darles referencia del famoso cable en cuestión. En ese momento  tuve una lección de vida al ver como una persona que apenas conozco virtualmente me  ayuda desinteresadamente a mejorar mi calidad de vida. Ahora, mientras escribo, estoy escuchando música por primera vez con el cable rojo y se me está presentando un mundo sonoro que había perdido hace mucho tiempo. No sé como describir lo feliz que me siento. Estuve durante 15 años sin escuchar  música, sólo oía unos ruídos incomprensibles e irritantes a través de un audífono. No sé como será oir las nuevas músicas – las que no conozco – que son muchas. Ahora estoy escuchando Chico Science, con mucha  percusión, para  estimular  mis electrodos mientras  “mato las saudades” de Recife, que tanto echo de menos.

 

Busqué y busqué en el google el blog de algún implantado en Argentina pero no lo encontré. Me gustaría ayudar a los que necesitan hacer un implante en mi país. A través del blog de Pepe encuentro mucha contención, solidaridad e información pero hay ciertos temas, como por ejemplo médicos, logopedas y beneficios sociales que son exclusivos del país donde vivimos.

 

 

 Hace unas semanas mi médico, Santiago Luis Arauz pidió que le envíe un testimonio escribiendo como era mi vida antes del implante, el procedimiento para conseguirlo y como lo vivo hoy. Me gustaría compartirlo desde este espacio y pedir a los implantados (tanto españoles, argentinos o de donde sean, sin importar el idioma) que escriban sus testimonios en los comentarios. Creo y espero que esto puede ayudar al que lo necesita pero no lo sabe como ya que la información es poder.

 

coclearessigracias copia

A ver si podemos hacer que este logo creado por Pepe cruce el charco y nos contagie con ese remedio que su blog tiene llamado humor, tuxtiprofeno y sordisas

 Gracias

 

 

El testimonio de Olivia

 Tengo una otosclerosis bilateral progresiva, con la cúal perdí paulatinamente toda mi audición. Es una larga historia que empezó con mis 14 años, cuando descubrieron que no escuchaba nada del oído izquierdo.
Fui operada, oí durante algunos años pero la otosclerosis siguió avanzando. En el año 1981 pasé por otra cirugía: fracasó. Luego empecé a perder paulatinamente la audición del otro oído.
Seguí oyendo con la ayuda de audífonos a través del oído derecho, que fui cambiando a través de los años por modelos más potentes, mientras la otosclerosis seguia su curso.
Aprendí a decodificar los sonidos a través de un aparato digital, con el cúal casi no oía los ruídos de fondo pero lograba entender algunas palabras, que completaba con la lectura labial.
En febrero del año 2007 me entró agua en la trompa del oído derecho y quedé en el silencio total. Fui a muchos médicos e hice varios tratamientos, sin éxito. A través de esa búsqueda conocí un otorrinolaringólogo que me habló por primera vez del implante coclear. Mi información sobre el tema era muy escasa y yo sólo quería volver a oir lo poquísimo que captaba a través del audífono desde mi oído derecho. El médico me hizo hacer una resonancia magnética y dijo que podría hacerme un implante coclear en el oído izquierdo, con el que no oigo desde que fui operada en el año 1981. A través del implante el nervio puede recibir informaciones sonoras a pesar de que el oído medio esté dañado. Pasé varios meses para tomar la decisión de hacerme el implante ya que estaba entrando en un mundo desconocido y tenía miedo. La psicóloga del equipo médico me ayudó en el proceso.
En Argentina existen leyes que amparan a los deficientes auditivos y cubren el implante coclear desde los inícios, pero poca gente lo sabe. Esperé nueve meses para conseguir la aprobación de mi prepaga y hacer valer mis derechos. En esos momentos descubrí  que la información es poderosa. Los deficientes auditivos no sólo tenemos derecho a un implante por ley sino que tambien tenemos derecho a las calibraciones y mantenimientos posteriores a la cirugía.
Desde que me activaron hasta el día de hoy pasaron siete meses y  desde ese entonces todos los días descubro nuevos sonidos. Ahora puedo seguir una conversación sin hacer esfuerzo y sin la necesidad de la lectura labial. Escucho música y hablo con algunas personas por teléfono, oigo los perros ladrar, los niños llorar, las bocinas, la voz de mi hija y muchas otros sonidos que me llenan de alegría la vida. Todavía tengo un largo camino para recorrer y muchas conquistas para ganar.

 

P.D.:  Para los que no son demasiado sensibles cliquen aquí y  podrán ver algunos videos de como se coloca un implante :O

Read Full Post »