Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2008

En el taller

Antes de ayer, cuando me sacaron los puntos rememoré esos casi dos años de lucha, desde que quedé en el silencio hasta conseguir hacer este implante. Primero luché para saber que había pasado, encontrar un médico que dijese que me había entrado agua en la trompa del oído a tal punto que no podía escuchar más con mi aparato. Bueno, algo escuchaba, unos sonidos muy confusos y lejanos, como si estuviese abajo del agua. Era tan molesto, que finalmente preferí el silencio.
Mientras me peleaba con los médicos y luego con el plan de salud que debería aprobar y cubrir este implante, yo tuve mi primera experiencia en un taller de pintura. La profesora se interesó por mis personajes y quiso trabajar a través de ellos, con nuevos materiales. Me hizo pintar con tintas, yeso, témpera, pluma y trapo. Las tintas se desparraman a través de un trapo para luego hacer contornos con un plumín. Me costó dejarme guiar y me sentía muy torpe al hacerlo pero lo disfruté, también disfruté estar en un taller lleno de caballetes, pinturas, pinceles, bastidores, compartiendo experiencias con otros artistas. Eso me ayudó a vencer la tristeza que me invadía en ese espacio frío y absoluto llamado silencio. Las alumnas y la profesora conversaban y se reían -como en un film mudo- mientras yo me sumergía en el mundo de las tintas. De tanto en tanto una de ellas se acercaba y me abrazaba, me ofrecía una taza de café, gesticulaba o me escribía algo. Fue una experiencia maravillosa.

 

 

 

Las fotos se amplian.

Anuncios

Read Full Post »

Desde que hice el implante no puedo parar de pensar en eso, tampoco puedo dejar de sentir el chip y los eletrodos que están dentro de mi cóclea esperando ser activados. Mañana me sacan los puntos y el dia 10 de noviembre me “activan” por primera vez. Despues empezará una nueva etapa, como si fuese al jardín de infantes musical (o ruidoso?) para descubrir los nuevos sonidos que van a invadir mi vida.

Estuve navegando y leyendo por la internet los testimonios de personas que ya han sido implantadas hace un tiempo. Los logros son asombrosos…con mucho trabajo fonoaudiológico… muchas ganas… y mucha perseverancia.

Tengo un nuevo juguete, muy poderoso, con el cúal podré conectarme a una nueva dimensión. No veo la hora de empezar a re-conocer los sonidos.

¿Que es lo que me gustaría escuchar por primera vez?… el canto de un pájaro.

 

Acá subo un video que muestra como funciona el implante, todavía no salgo de mi asombro y quiero compartirlo

 

Hace unos días atrás, al salir de la farmacia, las alarmas tocaron y tuve que decirle al vigilante, mientras todos me miraban, que tenía un implante. Así empezó mi vida biónica, ya me imagino el día que esté en algún aeropuerto…

 

Aquí se ven los eletrodos dentro de la cóclea, me gustó la imagen

 

También me gustó esta frase que leí en el blog de Luiz Filipe, moderador del foro de implante coclear de Brasil, FIC

“É meu cara, é isso mesmo, cada surdo tem a sua música. O implante coclear me faz pensar e sentir que um mero ruído ambiental, tão banal para nós, tão ignorado pelos que ouvem, pode significar para o surdo uma sinfonía de Bethoven” Dr. Pedro Bloch

o sea….

“Sí amigo, es eso mismo, cada sordo tiene su propia música. El implante me hace pensar y sentir que un mero ruído ambiental, tan banal para nosotros, tan ignorado por los que escuchan, puede significar para el sordo una sinfonía de Bethoven”

 

Empieza la música!!!!

Read Full Post »

El otro

Yo creía que en este mes de reposo iba a poder divertirme navegando por la internet pero la verdad que me canso rápidamente. Estoy buscando información para saber que me espera cuando empieze la reeducación y así conocí un foro de implantados brasileño por la internet. Estoy entrando en un nuevo mundo donde tendré que poner muchas ganas y mucha garra para reaprender a escuchar desde este oído biónico. Parece que al principio el cerébro no registra los nuevos sonidos y todo suena confuso y desagradable. Hay que armarse de paciencia.

 

Mientras tanto la vida sigue….

 

Mi hija Agatha estudia teatro y cine con Norman Briski y hace poco han hecho un cortometraje. Esta es su primera experiencia  y quiero compartirla con ustedes. Subieron el corto al youtube, en tres videos, pero todos ellos forman parte de la misma película. Ella tiene un rol secundario y está vestida con una chaqueta blanca… a ver si la reconocen.

La película se llama El otro y muestra una parte de la realidad social de Buenos Aires, vista desde “el otro lado”, como ellos mismos escribieron

 ” Esa era nuestra idea, demostrar la “otredad”, que sin el otro no somos nadie. Seba y Agatha “

Les cuento que Norman Briski es un actor muy reconocido en la Argentina y en su período de exilio ha actuado en dos películas con el maravilloso director español Carlos Saura (una de ellas se llama “Mamá cumple 100 años)….y es mi tío…no podía dejar de decirlo 🙂

Read Full Post »

Selva

El dia que me puse una mochila en la espalda y abandoné Buenos Aires yo soñaba con la idea de conocer una playa salvaje o perderme en alguna selva para no volver. Finalmente me quedé en Recife, tuve una hija, adopté otra y así pasaron los años… pero nunca dejé de soñar con ello.

¿Y ahora como hago? ¿¿¿Donde cargo la batería de mi oreja biónica??? ¿Como hago funcionar el control remoto en mi paraíso imaginario?… Se acabó.

El viernes me sacaron la venda, que alivio!. Ya no me aprieta más, ni tengo mareos…y que mareos!!! Volví a la vida… con un chip implantado y varios puntos en la cabeza. Dentro de un mes, cuando todo cicatrice, lo van a conectar y……..

 

Nunca me gustó vivir en la ciudad, soy una pajuerana de alma, me gusta el verde, mirar el horizonte, el sol caer y las estrellas brillar. Me gusta la siesta, el andar sin prisa y tener tiempo para conversar. En la ciudad tengo la sensación de estar perdiendo mi vida corriendo atrás de necesidades inventadas, luchando contra la ansiedad y la agresividad que nos impone ese ritmo diabólico llamado “civilización”. La ciudad es una selva, una selva de piedra….y yo formo parte de ella, mucho más ahora que funciono a batería.

Por lo menos me quedan los pinceles, esos no funcionan con batería.

En este cuadro trabajé varias tonalidades de verdes, es una versión de mi paraíso imaginario aunque se llame “infierno verde”… así le dicen a la selva del Amazonas, en Brasil. Lo podría haber llamado “paraíso infernal”.

Read Full Post »

Marcela (mi prof) me comparaba con la oreja de Van Gogh, sólo que él se la sacó y yo me la puse. Me puse una oreja biónica, un chip, electrodos que circulan a través de la cóclea para transmitir eléctricamente sonidos. Algo realmente increíble.
El médico dijo que la operación fue un éxito rotundo. Se encontró con la cóclea en buen estado permitíendole colocar todos los electrodos; eso significa que podré aprovechar este aparejo a su máxima potencia.

 Por ahora ando con un mareo tremendo, escucho miles de zumbidos internos y mi cabeza parece una turbina de avión. Mi cerebro explotó y con ello mi vida tambien, a la que veo como un recuerdo lejano e irreal. Volví a nacer.

Varios especialistas ya me habían dicho que este implante movía mucho emocionalmente, y tuve que pasar por un test psicólogico para ver si yo estaba preparada a hacer este viaje intersensorial. Es cierto, al tocar los nervios del cerébro también se tocó algo que no sé qué es, pero mueve tus estructuras emocionales. El nervio auditivo está pegado a los nervios del equilibrio y facial, todos ellos han sido afectados. Camino como si estuviese en un barco en el medio de una tormenta, si muevo la cabeza el mundo gira a alta velocidad y lo que en otros momentos me parecía importante, ahora está fuera de mi alcance. Como le decimos en Argentina, estoy con un “mambo bárbaro”. Pero me siento bien y tranquila a pesar de los varios malestares físicos. Estoy contenta e ilusionada.

Voy a estar así, con esta venda Vangoghiana que tapo con pañuelos, durante un mes. Despues empezará la nueva etapa, la reeducación.

Cuando todo cicatrice me conectarán el aparato externo, como si fuese una antena parabólica, al interno, que pasará la información sonora a los electrodos para que se lo cuenten al nervio y finalmente se entere el cerebro.

Según el médico yo estaré escuchando en febrero. Al principio voy a escuchar sonidos incomprensibles que poco a poco recodificaré. Voy a redescubrir un sentido como un bebé, desde cero. Me imagino que al principio el sonido será una masa informe, como un bing bang, y poco a poco se irán distinguiendo diferentes tonalidades… como si fuesen colores musicales.

Estoy dispuesta a vivir la reeducación como una aventura, ya que la vida para mí es eso mismo ….un viaje, una aventura, un eterno aprendizaje y nosotros tenemos la llave para hacer de eso algo interesante… o no.

 

Subo esta imagen para tener una idea como funciona este proyecto de oído porque a pesar de ser algo sorprendentemente maravilloso nunca podrá funcionar como un oído humano, tan complejamente perfecto y natural. 

Read Full Post »

Este cuadro tiene una historia…

Como ya he escrito antes, tengo una perdida auditiva muy profunda, una otosclerosis progresiva que me dejó poco a poco en el  silencio total. Es una larga historia que empezó con mis 14 años, cuando descubrieron que no oía nada del oído izquierdo; ni yo me había dado cuenta.

Me operaron de ese oído y escuché durante unos años normalmente pero la otosclerosis siguió avanzando hasta dejarme nuevamente en el silencio nuevamente de ese oído. Hubo una segunda operación pero fracasó. Mientras tanto ya había empezado a perder paulatinamente la audición en el oído derecho.

Los audífonos ayudaron a mantenerme comunicada pero año a año los he ido cambiando por más potentes porque  la otosclerosis seguío avanzando sin tregua.

Al quedarme un 10% de audición del oído derecho la progresión casi se estancó. Aprendí a decodificar los sonidos a través de un audífono  digital, con el cúal casi no escuchaba los sonidos de fondo pero lograba entender bastante bien la palabra, que completaba con la lectura labial.

En febrero del año 2007 mi vida dió un giro y quedé en el silencio absoluto durante un año completo. Todo ello por causa de un baño de vapor, algo tán estúpido e intrascendente. Pues si, me invitaron inocentemente a este baño de vapor  relajante y me entró agua dentro de la trompa del oído hasta el dia de hoy. Se hizo crónico.

Fui a miles de médicos e hice  otros miles de tratamientos. Me  perforaron la trompa con laser para quitar el agua pero nunca más recuperé la frágil e indispensable audición que tenía antes de entrar en aquel baño fatídico.

Me sentía muy frustrada y muy angustiada, no podía entender por qué, quería volver en el tiempo, dar la media vuelta y no entrar en ese cuarto lleno de vapor.

Decidí luchar contra el aislamiento y busqué una profesora de pintura.  Siempre había querido estudiar pintura y tuve la suerte de conocer una grande maestra  y un ser humano maravilloso.  Ella y sus alumnas me acogieron con muchísimo cariño;  su taller se volvió mi segunda casa.

Y como son las cosas… una alumna me indicó un médico y lo fui a ver. Fue mi segunda salvación ya que este médico es uno de los mejores cirujanos de implantes cocleares en Argentina: El doctor Santiago Luis Arauz. Además ha sido muy humano conmigo, algo indispensable para poder salir del pozo que había caído en el medio de la indiferencia de tantos profesionales.

Pasado mañana, jueves 9 de octubre, este médico me va a hacer el implante en el oído izquierdo y eso puede cambiar mi vida radicalmente.

Fue una decisión difícil de tomar pero el silencio me dió el impulso.

Al poco tiempo de conocer al médico lo volví a ver con mucha angustia  para decirle que el silencio me estaba volviendo loca y él me presentó la psicóloga de su equipo; otro salvavidas. Ella me explicó que lo que me pasaba era  normal y eso me alivió. Me  propuso que pinte mi angustia, una forma de liberarme de ella, de expresarla, de enfrentarla, de aceptarla… y eso hice en el taller.

Pinté niños abandonados en el submundo urbano. La niña pequeñas pide, los dos chicos  aspiran pegamento y la chica come ansiosamente. Le puse de nombre Abandono.

No sé porque pinté eso, yo tenía otra idea en mente; fue un “vómito”. Así me sentía yo, abandonada  en un espacio infinitamente silencioso.

Estos niños muestran la parte cruda de la realidad brasileña, no necesité ver ninguna foto para dibujarlos ya que los tengo grabados en mi mente. En ese país los contrastes andan juntos y nadie puede esconder su vista de la miseria.

Esta acuarela cuenta un momento personal que pasó y no volverá, infelizmente tambien muestra una realidad que todavía sigue existiendo.

A próposito,  mi maestra se llama Marcela Baubeau y la pueden ver a través de su enlace. Espero que lo disfruten

Hasta pronto!

Read Full Post »


 

En el año 2005 me instalé nuevamente en Buenos Aires, despues de 25 años fuera. Los motivos no vienen al caso, pero ha sido una decisión difícil de tomar y con todos los cambios pasé un buen tiempo sin pintar. 

Dos años despues hice una exposición y la llamé “Del trópico a las pampas”. Son cuadros pintados en acrílico, sin personajes, ni dibujos, buscando hacer algo más plástico.



Read Full Post »

Older Posts »